BENTLEY CONTINENTAL GT SPEED CONVERTIBLE

El Continental GT Speed ​​Convertible de tercera generación cuenta con una versión mejorada del motor W12 TSI de 6.0 litros de Bentley. Sus 659 CV le permiten lanzarse de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, y consigue una velocidad máxima de 335 km/h. Junto a su hermano coupé, el Continental GT Speed, el Convertible se sitúa en lo más alto de la familia Continental.

El nuevo GT Speed ​​Convertible ofrece una tecnología de chasis mejorada, que incluye dirección a las cuatro ruedas, un diferencial trasero electrónico y la opción de frenos carbocerámicos. Esto ayuda a brindar una agilidad y confianza superiores en el vehículo sin afectar el aclamado confort de conducción del Continental GT Convertible.

El Continental GT Speed Convertible está equipado con un techo en forma de Z hecho a medida, que se puede desplegar o plegar en solo 19 segundos, transformándose de lujoso coupé a Grand Tourer descapotable con solo tocar un botón.

Destacando a este Grand Tourer como un modelo de rendimiento superior, el Continental GT Speed Convertible  ofrece detalles exteriores e interiores únicos, que incluyen estribos deportivos Speed, rejillas de parrillas oscuras e insignias Speed. Los clientes también pueden elegir entre tres acabados para las exclusivas llantas forjadas Speed de 22”.

En su habitáculo lujosamente decorado, el nuevo Continental GT Convertible incluye el distintivo Speed en el lado del pasajero, un volante forrado en Alcantara y un exclusivo acabado en cuero y Alcantara. El calentador de cuello (que es más cálido y silencioso que en el modelo de la generación anterior), se integra perfectamente en los asientos Comfort con calefacción y ventilación, optimizando la eficiencia y el flujo de aire alrededor de los reposacabezas ajustables eléctricamente.

Nuevo chasis tecnológicamente avanzado

Un Bentley ha de sentirse progresivo y seguro, pero también dinámico. Para lograr esta filosofía en los modos BENTLEY y COMFORT, el agarre general está equilibrado entre las ruedas delanteras y traseras, en el modo SPORT se ha configurado mayor reparto de par atrás en todos los escenarios de conducción.

Junto con estos sistemas, se encuentran las tecnologías claves del chasis, que brindan control de la carrocería y comodidad de conducción sin comprometerse entre sí, así como la suspensión neumática activa de tres cámaras de Bentley con amortiguación adaptativa y el Bentley Dynamic Ride, las barras estabilizadoras activas de 48V que contrarrestan las fuerzas en las curvas y mantienen la altura de la carrocería.

Con tracción total activa, el control de tracción y la distribución del par se han recalibrado en todos los modos de conducción para proporcionar un cambio de carácter notable en comparación con el Continental GT Convertible estándar.