BENTLEY LOGRA AVANCES EN SOSTENIBILIDAD EN SU SEDE DE CREWE

Bentley ha revelado los últimos datos medioambientales y de sostenibilidad de las operaciones de producción de la empresa en Crewe, acercando a la marca a su ambiciosa apuesta por convertirse en el fabricante de coches de lujo más sostenible del mundo. 

En comparación con su línea de base de 2010, la marca de lujo británica ha registrado mejoras significativas en todas las áreas y está en camino de lograr una ambiciosa reducción del 75% en el impacto ambiental relacionado con la producción para 2025.

Los datos para el período 2010-2020 muestran una gran caída en las emisiones de CO2 en la planta de Pyms Lane, un notable 99,5% a solo 29 kg por vehículo, que se compensan. Esta caída en las emisiones de CO2 es principalmente el resultado de que Bentley utiliza la energía generada a través de su sistema solar fotovoltaico, junto con el suministro de electricidad y gas verde en la fábrica por primera vez en un ciclo completo de doce meses.

Al impacto se suman otras medidas llevadas a cabo por la compañía, como la instalación de equipos de abastecimiento de combustible de aceite vegetal tratado con hidrógeno (HVO), una alternativa de emisiones ultrabajas a los combustibles convencionales para la logística interna.

La cantidad de agua utilizada en la producción de vehículos se ha reducido en un 55,9% durante el mismo período de diez años, de 21,1 metros cúbicos por vehículo a 9,31 metros cúbicos por vehículo. Este ahorro de casi doce metros cúbicos por vehículo equivale a alrededor de 150 bañeras llenas de agua, y se ha logrado mediante la instalación de sistemas de reciclaje de agua.

Mientras tanto, gracias a las mejoras en los procesos de reciclaje, que reflejan un enfoque de economía circular, la muy pequeña cantidad de material de desecho que no se puede reciclar y se envía al vertedero se redujo en un 99,1% en comparación con 2010, a solo 3,57 kg/vehículo el año pasado.